Saturday, November 21, 2009

privilegio

"La lluvia me inspira. Bah, es una forma de decir. La lluvia me transmite cosas.
Cuando llueve todo se diluye. La tristeza, la angustia, el dolor, la pena; pero también la alegría, el sueño, el amor.
La lluvia es imperativa, es vital, es necesidad, molestia, belleza, sorpresa."
Mientras pensaba eso, acomodaba el nudo de la soga.
Así preparó su muerte, disfrutando intensamente de ese último momento de vida.
Así hubiera querido morir.
Al final, el hombre es cobarde. Dejó la soga a un lado y puso la pava en el fuego.
Preparó mate amargo y siguió mirando la lluvia por la ventana. Todo se diluye, incluso la decisión de morir.
Al final, el hombre es valiente. Un poco de esperanza de que algo (no todo) iba a cambiar, de que el mundo puede ser más justo. Una utopía. El mundo es injusto y, mientras él pensaba en matarse tomando mate al abrigo de su casa, otros intentaban sobrevivir en los lugares más horribles, en las situaciones más violentas, en el peor de los mundos.
Al final, el hombre es indolente.

Llorar de desesperación no sirve, aunque al menos es un paso adelante.

9 comments:

Pablo (yo) said...

La lluvia lava todo. Quizás, cuando pare y salga el Sol, la cosa venga un poco mejor barajada. O sino, al menos, vendrá con olor a tierra fresca.

El Vengador Pitufante said...

Al final el hombre no es nada. Puede ser valiente, oindolente, cobarde, comprometido pero al fin y al cabo no es nada, es un grano de arena apenas. Y que se suicide uno que lo tiene todo mientras otro que no tiene nada intenta sobrevivir no aumenta la injusticia, solo hace desaparecer un grano de arena a diesmil kilometros de distancia del otro. Un hombre es un grano de arena y, por más que a veces pensemos lo contrario, su capacidad de influir en otros granos de arena es limitada o nula. Hay hombres que siguen siendo granos de arena pero logran encaramarse a alguna tormenta y viajan en el viento y afectan a otros granos de arena. Pero las tormentas no son muchas y se desplazan constantemente. Lo más común es vivir bajo sol y el frío y tener que aguantar a ambos como mejor se pueda. Quizá alguna vez un chaparrón nos bañe y quizá en la tormentita que lo rodea logremos afectar a más granitos. Quizá.

rs said...

Así es, no somos nada. Pero al menos podemos tener cierta responsabilidad y tratar de aprovechar nuestra efímera existencia para algo efímeramente útil. Quedarse piola pensando que nada se puede hacer no me convence.

El Vengador Pitufante said...

dieZmil

El Vengador Pitufante said...

Claro, pero dentro de lo posible, no voy a intentar acabar con la corrupción por ejemplo, o a intentar que la iglesia católica apoye el matrimonio gay, a eso me refiero. Muchas de las cosas importantes están fuera de nuestro control.

Juanro said...

Bien ahí VP arrastrando por el fango el argumento ñañañoso de "el clientelismo esto, el clientelismo lo otro"

elcuervodePoe said...

Somos compañeros de Telita.
Estuve leyendo este blog y me siento muy afortunado. Felicíteme.
En cambio usted no tuvo tanta suerte como yo.

Pero no se preocupe que algo podré aportar, tratando de desmerecer lo menos posible su trabajo.

No se cómo sigue esto. Ya nos pondremos de acuerdo.

rs said...

Ay ay, cuánta modestia don Cuervo. No se ponga así, ni usté es tan malo como dice ni yo soy tan buena como insinúa. Veremos que podemos hacer.

Anonymous said...

Con granos de arena como éste, los médanos del desierto estarian siempre en el mismo lugar...